Junior, Senior, Experto (Master). Sobre el real dominio de un tópico.

A veces, cuando estoy considerando participar en un proyecto de desarrollo de software, me causa mucho recelo si dentro de los requerimientos para el desarrollador, se encuentra aquello de “ser un experto en…”. Y eso es porque yo no me considero experto en nada. No sólo hablando de trabajo sino en términos de la vida en general.

Y es que decir que uno es experto en algo son palabras mayores. Porque requiere no sólo conocimiento sino también una enorme (¡ENORME!) experiencia que le permita conocer al derecho y al revés un tópico con el fin de encontrar soluciones ante casi cualquier pregunta, problema o requerimiento que pueda presentarse.

Un experto, de hecho, puede ser un maestro en la materia. El hecho de que no se tengan habilidades para comunicar apropiadamente los conocimientos o enseñarlos, es otra cosa; afortunadamente dichas habilidades las puede aprender cualquier persona.

A manera de ejemplo, se espera que alguien que tome una Maestría después de sus estudios de pregrado, se vuelva eventualmente un experto en aquello que trata dicha maestría, aunque en realidad el mote de experto sólo debería tenerse después de una muy amplia experiencia y no sólo por tener estudios, ya  que por mucho que estos sean de alta calidad, jamás reemplazarán la experiencia en el “mundo real”.

Actualmente hay, por ahí, muchos autodenominados expertos o gurús en todos los campos. Con el boom del coaching, la marca personal y las redes sociales, no es raro encontrarse con “expertos” en cualquier cosa que uno se imagine. Y creo que es sano sentir algo de recelo con eso. Yo, por ejemplo, cuando veo un “gurú”, “maestro”, “coach” o experto que no sobrepasa los 50 años, sobrevienen a mi mente las dudas. Por supuesto, basar todo en la edad no es muy confiable, pues el mundo también está lleno de viejos tontos. Pero, de cualquier manera, estoy convencido que volverse un experto en cualquier cosa requiere tiempo, mucho tiempo. No es muy posible ser un experto en algo que valga la pena a los 25 años. Se necesitarían habilidades casi sobrenaturales.

Por eso, pienso que muchos autodenominados o conocidos como expertos/gurús que no tienen la edad suficiente, son sólo gente pretenciosa  o un producto del marketing o de la auto-promoción, buscando elevarse a un nivel que aún no merecen, aunque acepto que deben haber algunas pocas personas excepcionales que verdaderamente pueden alcanzar ese nivel a una temprana edad. Pero son las excepciones a la regla.

De cualquier manera, ser presuntuoso, en nada ayuda a alcanzar la verdadera pericia o experticia en algún tema. Un conocimiento profundo, más una vasta experiencia (con autocorrección de errores propios) son las cosas que realmente ayudan. El talento puede ser un catalizador, pero no es tan determinante. De hecho el talento por sí solo no es suficiente para lograr cosas que trasciendan.

Usando una terminología conocida en varios ámbitos, al acabar de adquirir un conocimiento sólo estamos en un nivel Junior. Así hayamos sido los mejores del curso con excelentes calificaciones. Todos los que se gradúan de un curso, cualquiera que sea, quedan inicialmente en el mismo nivel. Nivel Junior.

La experiencia, conforme pasa el tiempo, nos va subiendo de nivel. Puede ser que aquellos excelentes estudiantes de la Universidad o la escuela se queden atrás antes los desafíos de la vida real, mientras algunos estudiantes promedio pueden avanzar más rápido gracias a habilidades más poderosas que la propia formación en el tópico (inteligencia emocional, capacidades de buena comunicación, poder de convencimiento, etc.). Algunos llegarán más rápido que otros a los niveles Senior donde se tiene un amplio bagaje de conocimientos aplicados a solucionar problemas de la vida real, aunque probablemente no estén aún al nivel de expertos.

¿Cuándo podemos considerarnos expertos entonces? Seguramente habrá más de una respuesta aceptable para esa pregunta. Pero, yo considero que un Experto es una persona en un nivel tal que es capaz de formular sus propios métodos, reglas y principios con el respaldo de una argumentación sólida. Las personas en el nivel Junior o Senior del dominio de un tópico, generalmente tienen sus habilidades y conocimientos casi totalmente basados en métodos, reglas y principios aprendidos de terceras fuentes. Pero un verdadero Experto, sin despreciar o desligarse de todo ese conocimiento ya adquirido a través de terceros, es capaz incluso de extender el tópico con sus propios aportes y con argumentos fuertes para que otros puedan aprender y poner en práctica el conocimiento.

De esa manera, a mi modo de ver, los Expertos no se limitan a practicar o enseñar el conocimiento ya disponible, sino que además  aportan nuevos conocimientos o nuevas formas de percibir o hacer las cosas.

¿He aportado nuevos métodos, reglas o principios al campo en el que me desempeño y han utilizado otras personas dichos aportes (o se han beneficiado de ellos)? Esa sería la pregunta a responder. Si se puede responder de una manera positiva, entonces probablemente podría considerarme un Experto. De lo contrario, habría que tener cuidado con ese mote… tal vez, simplemente soy alguien con una gran experiencia en el tema, pero hasta ahí.