La era de la información. La era de la distracción. ¿La era del conocimiento? La era del control.

Transformar la información en conocimiento es un asunto complejo cuando lo único que se tiene es información cruda sin analizar. A menos que ya tengamos herramientas informáticas adecuadas a nuestra disposición, es una tarea que generalmente demanda mucho tiempo pero que tal vez llega a valer la pena si dicha información puede darnos respuestas concretas (con evidencia científica) a interrogantes específicos que tengamos.

Es claro que estamos viviendo actualmente en la era de la información. Muy especialmente, desde mediados de los años 1990s hasta el presente, una gran cantidad de personas tienen acceso a múltiples fuentes de información que los bombardean día y noche con toda clase de datos, estímulos y opiniones.

El cúmulo de medios impresos, la radio, la televisión y toda la conjunción de los mismos en Internet, ha creado un flujo incesante de información durante las 24 horas del día y los 365 días del año a disposición de los humanos que viven en áreas urbanas. Y, a menos que sean zonas muy aisladas, las áreas rurales se están equiparando cada vez más.

Esto ha creado tres grandes retos para las personas afectadas (que son la gran mayoría):

  1. El reto de desarrollarse física, mental y emocionalmente con plenitud en un mar de distracciones que a cada rato nos intenta desviar de nuestros objetivos.
  2. El reto de transformar constantemente en conocimiento útil parte de toda esa información que nos llega a diario, mucha de la cual es demasiado frívola, inútil o distorsionada al presentar simples opiniones como hechos.
  3. El reto de evitar ser controlado por intereses particulares de terceros que manipulan la información para su beneficio.

Aunque hoy en día se hable a menudo de la  “era del conocimiento”, la realidad es que nuestra sociedad no está usando todo el potencial del increíblemente fácil acceso que tenemos hoy día a la información.

Si así como se tiene tanta información, cada persona expandiera más y más la mente cada día al absorber conocimiento verídico, podríamos convertirnos en una civilización realmente avanzada. El problema justamente está en lo complicado que resulta para la mayoría extraer real conocimiento en medio de tanta información estúpida, manipulada o irrelevante. Y es complicado porque el procesamiento de toda esa información inútil termina por acaparar uno de nuestros activos más preciados y limitados en esta vida: Tiempo.

Es cierto que en últimas depende de cada cual decidir a qué información prestarle atención y cual desechar. Y también cada cual, si se lo propone, podría transformar la información útil en conocimiento.

Lamentablemente, nos hemos dedicado en muy buena parte a simplemente ensanchar la comercialización de dicha información con fines más bien egoístas que benefician principalmente a ciertas élites. Eso es lamentable.

La era de la información parece más bien la era de la distracción y el entretenimiento, y pareciera que, cada vez más, está dando paso a una nueva era de fuerte manipulación económica y política que finalmente podrá desembocar en un estricto control social con todo lo que eso implica (control cultural, ético y hasta moral).

Me pregunto por qué razón está pasando esto. ¿Acaso los humanos estamos condenados a la desigualdad? ¿A la sumisión de la mayoría ante unas élites? ¿Es imposible que construyamos un mundo virtuoso donde cada cual tenga la oportunidad de desarrollar su máximo potencial como persona, sin que la mayoría se distraiga por las urgencias del diario vivir o frivolidades irrelevantes?

Tal vez es cuestión de la Naturaleza. No sólo de la humana, sino de la Naturaleza en general. Pareciera que siempre deban existir en la sociedad tanto los depredadores como los depredados, sin remedio.

Es una lástima que en esta era, en la cual deberíamos estar rebosantes de virtuosismo y de colaboración humana para un desarrollo mucho más rápido, sigamos atascados con una economía de farsa sostenida por mentiras y deudas impagables, con tensiones nucleares entre países, con una vergonzosa desigualdad social en la mayor parte del mundo, con hambre cuando existen desde hace mucho tiempo los recursos para erradicarla, con enfermedades que no tendrían por qué existir en este momento… mientras tanto, las masas se siguen atosigando a diario de estupideces y frivolidades, e incluso (si, aun hoy en día) de pensamiento mágico y creencias absurdas en detrimento del pensamiento científico.

Algunos dirán que es cuestión de Tiempo. Que tarde o temprano avanzaremos como civilización (más allá del avance tecnológico). Pero personalmente, viendo lo que veo en el mundo actual, no soy nada optimista. De hecho, creo que estamos en este momento en una etapa cumbre antes de una rápida pérdida de libertades civiles, como lo mencionada en un post pasado, y que en unos años (menos de 20) estaremos viviendo en un mundo totalmente subyugado por unas minorías (bastante pequeñas en número de individuos), las cuales sí vivirán en la “era del conocimiento” mientras que el resto de nosotros… bueno, algunos vivirán en una realidad orwelliana, y otros en un “mundo feliz”, pero muy parecido al que describía Aldous Huxley. Eso sí, en cualquier caso, la tecnología seguirá avanzando fuertemente pero, lastimosamente, su objetivo primordial será el control social y no el bienestar de la Humanidad.