3 cosas que han perjudicado terriblemente a los emprendedores en Internet durante los últimos años

En general diría que los negocios en Internet no están pasando precisamente por su mejor momento en los últimos años (2011-2014). De un lado hay una saturación en algunos campos como la publicidad en línea (principal fuente de ingreso de los sitios web de contenido gratuitos y de promoción de muchos negocios que intentan captar la atención de un cliente potencial en medio de un mar enorme de información); dicha saturación  está produciendo un usuario cada vez más escéptico, desconfiado y renuente a fijarse en anuncios. De otro lado una serie de cosas que han pasado (o se han consolidado) en los últimos años que han hecho más dura la vida para los que intentamos posicionar un negocio en Internet.

Algunas de esas cosas son:

El (prácticamente) monopolio de Google en el servicio de búsqueda web. Por supuesto que Google es una empresa que presta un aceptable servicio cuando se trata de encontrar algo en su buscador, pero el hecho de que esta poderosa empresa domine de una manera tan contundente las búsquedas en Internet ha dado lugar a sutiles abusos. Aunque ellos lo nieguen, basta hacer un pequeño análisis de los resultados de búsqueda para fijarse en la preferencia por algunos de sus propios servicios como YouTube y los blogs de Blogspot, ambas plataformas poseídas por el mismo Google. Sin duda, su propio lema corporativo que reza “Don’t be evil” (“No seas malvado”) no es precisamente algo en lo que Google dé ejemplo.

Algunas personas dicen que así como la gente tiene el derecho a usar el buscador que prefiera (y nadie las obliga a usar Google), entonces Google también está en su derecho de presentar los resultados de búsqueda como les plazca y usarlos para promocionar de manera tendenciosa sus propias plataformas. Pero, ¿es entonces justificable que la empresa más poderosa en este campo sacrifique la calidad de su servicio y lo convierta en auto-promoción? Porque, de esa manera, en algunos casos a los usuarios NO se les está mostrando los resultados más relevantes sino lo que más le interesa mostrar a Google. ¿Empezarán los usuarios en algún momento a usar otros servicios de búsqueda con mayor calidad en sus resultados? ¿O ya han empezado a hacerlo? ¿O es que los rivales de Google son tan malos que no le pueden competir adecuadamente? No lo sé con seguridad, pero lo que es cierto es que esta situación deja en un triste punto a muchos emprendedores que quisieran atraer tráfico orgánico a sus emprendimientos online -ya sea una tienda, ya sea un blog, ya sea un website de servicios. De por si competir por las primeras posiciones de los resultados de búsqueda ya es bastante difícil en una red de miles de millones de páginas; ahora entonces no basta con gastar algo de dinero en promoción, ofrecer un excelente servicio o producto y aparte de eso pagarle a un optimizador (SEO); resulta entonces que muchos esfuerzos de este tipo son superados por un mediocre video de YouTube o un blog de Blogspot que en algunos casos deja mucho que desear desde el punto de vista de la calidad de su contenido.

Y para agregar más sal a la herida, desde el año 2011, Google ha desarrollado constantes actualizaciones de sus algoritmos que resultan en la casi invisibilización de muchos pequeños emprendimientos o sitios web de muy buena calidad al sucumbir antes las grandes marcas. Parece ser que las primeras posiciones de los resultados de búsqueda de Google terminan siendo, como la misma empresa, un monopolio de los grandes al que sólo se puede acceder cuando se tenga el suficiente prestigio o popularidad. Pero, si no se tiene un gran capital para invertir en promoción y mucha de la esperanza para volverse un “grande” recae en el tráfico orgánico  que se pueda adquirir (en su mayor parte desde los motores de búsqueda), entonces ¿cuál es el punto?

Facebook, la forma más estúpida y efectiva de perder el tiempo. No sé si Mark Zuckerberg tenga un alto coeficiente intelectual. No sé si sea un genio. Lo que sé es que ha sido capaz de convertir una plataforma totalmente inútil en términos prácticos a algo tan popular que incluso él mismo es considerado una de las personas más influyentes del mundo a causa de su “invento”. Bien por él. Al menos ha sido genial en ese aspecto. 

Pero personalmente pienso que para los pequeños emprendedores, esta “herramienta” de Facebook es un total desperdicio de energía, tiempo y en algunos casos de dinero. Aparte de eso, las redes sociales en general han causado una dispersión de la atención online del usuario promedio. El  que se supone que es el medio democrático de acceso a información (y conocimiento si se quiere) útil se ha afectado grandemente por un continuo flujo de estupideces y sin sentido en las redes sociales, especialmente en Facebook.

Y ahora tenemos los resultados de la afectación de esta frívola plataforma para los negocios en línea: Muchos foros y blogs tienden a convertirse en puntos fantasmas, las páginas web corporativas parecen más un apéndice de las fan page de Facebook (grave error) y muchos emprendedores pierden el tiempo amasando miles de “fans” sólo para darse cuenta de que una mínima parte de ellos ven las publicaciones de la fan page debido al algoritmo que ordena las “novedades” en el feed desplegado a los usuarios. ¡Que pérdida de tiempo!

Un like de Facebook posiblemente sirva para algo en el mundo de los negocios en línea. Pero, lo más probable, es que ¡no sirva para nada!

El bulo de los derechos de autor. Esto trataré de ampliarlo en otro post, pero la cuestión de los derechos de autor tiene mucho de farsa en Internet. No es que apoye la piratería pero se está llegando a un extremo estúpido en muchos casos rodeado de una gran hipocresía. 

¿No es algo idiota que un sitio web de los del tipo “agregador” como Meneame.net or Digg estén en peligro de desaparecer porque a algunos personajes y empresas les parece que deben pagar por citar un diminuto trozo de contenido de sus sitios web? ¿Es justo que un pequeño generador de contenido se vuelva paranoico para no usar imágenes -indexadas, por cierto, en la base de datos de un buscador- que puedan hacerlo merecedor de una demanda de miles de dólares aun cuando dicha imagen es usada para referirse al contenido o productos/servicios de la empresa a la que supuestamente están perjudicando, o cuando el uso se está haciendo conforme a las prácticas del fair use? ¿También van a demandar entonces en todos esos casos al buscador que les indexa la imagen y se las almacena en su base de datos?

¿No es absurdamente estúpido, por ejemplo, embeber un trailer de una película (pieza de contenido destinada a la promoción de dicha película) y darse cuenta que a las horas su sitio web es bloqueado porque dicho trailer tiene derechos de autor que se “están violando” (¡que alguien me explique, en primer lugar, por qué no quieren que una pieza de promoción sea promocionada!)

¿Se justifica el alboroto de las grandes compañías musicales al quejarse de los sitos web de lyrics (letras de canciones) que en últimas son plataformas de promoción para sus artistas y sus discos?

Definitivamente estos maniáticos de los derechos de autor enloquecieron totalmente por cuenta de su ambición desbordada. Una cosa es proteger las obras, pero estas exageraciones sólo tienen una causa: Codicia sin límite.