Las empresas con beneficios para empleados. Entre el ensueño y lo ridículo.

Algunas empresas recurren a ofrecimientos especiales destinados a atraer y retener a los mejores empleados. Es lo que llaman “beneficios”, que son ventajas de trabajar en X o Y compañía, más allá del sueldo. En esta era de la información donde los dispositivos electrónicos le permiten a uno estar “disponible” a cualquier hora o día, estos beneficios se están volviendo cada vez más populares entre los empleados  de IT, aunque también se da en muchos otros campos. A veces me sorprende lo que ofrecen algunas empresas; unas parecieran querer convertirse en el cielo para sus empleados con el fin de que estos quieran irse a vivir a la oficina, y otras rayan en lo ridículo. Y, como pasa con otros asuntos en el mundo laboral, en algunos casos los empleados al final terminan viendo las cosas como un simple engaño o un arma de doble filo.

Por cierto, me viene a la mente al momento de escribir esto, la película The Internship (Aprendices fuera de línea), una de esas comedias estadounidenses bastante ligeras y algo predecibles protagonizada por Vince Vaughn y Owen Wilson, en donde hay una ridícula muestra de lo maravilloso que es trabajar en Google. La verdad es que la película inicia retratando la situación de dos tipos cuarentones que están desesperados luego de perder su empleo como vendedores tradicionales ante el avance de las tiendas en línea; en la vida real, bajo esa premisa, conforme pasa el tiempo sin conseguir un nuevo puesto, cualquier empleo, por aburrido o inhumano que sea, puede llegarse a convertir en una buena opción. El proceso de selección de  personal en la película es una tontería y supongo que dista mucho de lo que pasa en realidad; pero si lo que se muestra allí fuera un vistazo a la verdadera cultura corporativa de Google frente a sus empleados, a mi sinceramente me daría una gran ansiedad trabajar allí, pues pareciera que lo más importante no es lograr objetivos sino estar demostrando constantemente que uno es lo suficientemente bueno para trabajar en Google (¿qué diablos se cree esta empresa con delirio de Gran Hermano?).

Pero volviendo al tema de los beneficios, es raro lo que ofrecen algunas compañías.

– ¿De qué carajo me sirve que pongan una cancha de ping-pong o un tobogán resbalador en medio de la oficina? ¡Yo lo que quiero es tiempo libre para ir a resbalarme al parque o a jugar tenis real o cualquier otro deporte que me plazca fuera de la oficina!

– ¿Fruta gratis? ¿Pasabocas ilimitados? ¿Las tres comidas? Por favor, páguenme lo suficiente y yo me compro mi propia comida para comérmela cómodamente en mi casa  o en el restaurante/cafetería que me plazca.

– ¿Vacaciones anuales colectivas a islas “paradisiacas”? ¿Todo el año viendo las mismas caras y también en vacaciones? Además, ¿quién dijo que a todo el mundo le gustan las infernalmente calurosas islas “paradisiacas”? Seguramente habrá algunos que prefieran ir a la nieve y otros querrán simplemente encerrarse en sus casas a dormir, ver series en línea, pedir comida a domicilio y no tener que lidiar con nadie durante unos pocos días.

– ¿Posibilidad de llevar las mascotas o los hijos a la oficina? ¿De dónde sacan que a los perros, a los gatos y a los niños les gusta ir a estarse 8 horas (una eternidad para ellos) en medio de gente que lo único que desearía es tener más tiempo libre para realmente disfrutar con su familia olvidándose del trabajo? ¿Quién autorizó a estas empresas maltratadoras de niños y mascotas a traspasar la línea entre lo personal y lo laboral?

– ¿Gimnasio, clases de yoga o aeróbicos gratis? Nuevamente, ¿por qué les preocupa tanto en que se gastan el tiempo libre sus empleados?

– ¿Préstamo de automóvil de la empresa para el transporte? Ya, en serio, páguenme lo suficiente y me compro el carro o la bicicleta que a mí me plazca. Y debe ser MUY suficiente para poder pagar la gasolina también.

– ¿Buen ambiente laboral? ¿Cómo es posible que algunas empresas ofrezcan esto como beneficio? ¡Es una obligación!

– Una parte del pago en especie. Ok, ¿ojalá el casero acepte acciones de la compañía, o camisetas, o muebles para pagar el arriendo? Nuevamente, páguenme el suficiente dinero y hasta podría volverme consumidor asiduo de los productos o servicios de la empresa (si es que en realidad son buenos).

Ahora bien, para mí una empresa realmente atractiva, por la que consideraría seriamente volverme empleado, tendría unos beneficios mucho más sencillos pero bastante importantes en lo particular:

  • Respeto por el tiempo personal.  40 horas semanales de trabajo deberían ser más que suficientes. A lo sumo, 44 ó 48 si es que a veces hay que trabajar tiempo extra, pero esos discursos de ponerse la camiseta de la empresa para trabajar de 8 a 8 todos los días (y a veces más) no son más que una retórica de explotación. Si quieren que me ponga la camiseta de la empresa, pues háganme dueño de la misma en algún porcentaje (sin tocar mi sueldo ni pagarme en especie). ¿De qué me va a servir la camiseta de la compañía si algún día me despiden? Quizá para trapear.

 

  • Flexibilidad total de horario. Por supuesto, a veces hay reuniones con clientes, conferencias en línea con el staff u otras actividades que deben hacerse en un horario establecido, pero aparte de eso, trabajar con total flexibilidad de horario, con tal de que se cumplan las horas semanales, sería un verdadero beneficio para mí. Manejar mi propio tiempo es algo que no tiene comparación y poder seguirlo haciendo como empleado, sería realmente una enorme ventaja. Hoy en día, existen herramientas informáticas para un control flexible de las horas que trabajan los empleados sin necesidad de ser muy invasivos pero con la posibilidad de detectar a aquellos fraudulentos que dicen estar trabajando cuando no es así. En muchos trabajos, los horarios tienden a ser cosa del pasado. Pero hay que poner límites para que no se afecte la vida personal y unos de los límites más importantes es el número máximo de horas por semana.

 

  • Posibilidad de usar el teletrabajo por lo menos la mitad de las horas trabajadas. Me imagino un empleo dónde tuviera que estar presencialmente 4 horas diarias diurnas de lunes a viernes y el resto del tiempo poderlo hacer remotamente (desde la casa, sentado en el centro comercial o desde donde quiera). Eso sí que es un verdadero beneficio que sumado a la flexibilidad de horario potencialmente equilibraría la vida personal y familiar con el trabajo.  Por ejemplo, ir a la oficina en las mañanas, dedicarle las tardes a la familia o las cosas personales y trabajar 4 horas más justo antes de dormir, podría ser para algunos mucho mejor que estar encerrados todo el día en la oficina y llegar a la casa agotados sólo a comer, ver el noticiero y dormir.

 

  • Seguros. Mi empleo ideal tendría que incluir como beneficios unos seguros frente a las eventualidades de la vida: Seguro para proteger la vivienda frente a todo riesgo, seguro para proteger el automóvil contra todo riesgo y, lo más importante, seguro de vida para proteger a mi familia si fallezco (además de un auxilio funerario para no ser un carga después de muerto).  Aunque pueda parecer excesivo, la verdad es que la empresa sólo tendría que responder por las anualidades de los seguros, así que es algo que resultaría mucho más barato que aquellos beneficios tontos de los que hablamos arriba.

 

  • Cubículos u oficinas separadas. No sé a quién carajo se le ocurrió que uno puede concentrarse en un ambiente de decenas de cubículos abiertos en medio de un tumulto de gente donde todo el mundo conversa, juega ping-pong y potencialmente se interrumpe el trabajo de todos cada 10 minutos. ¿Recuerdan cuando el silencio (o a veces una melodía musical de nuestro agrado) solía ser importante para poderse concentrar? Por favor, ¡sentido común! Esas oficinas multitudinarias llenas de parloteo irrelevante, gente que va y que viene a toda hora y ruido ambiental son un atentado a la productividad. No me importaría compartir un cubículo u oficina con una o dos personas más, pero hasta ahí.

 

  • Un muy buen sueldo. Y claro, voy a necesitar que me paguen muy bien, porque dejar mi estilo de vida donde manejo mi propio tiempo y decido que hacer o no hacer, tiene que tener una justificación económica muy importante. En mi país, particularmente, el mercado laboral apesta en cuanto a sueldos. De cada 10 empleos, diría que en al menos 8, uno corre el riesgo de quedarse sin dinero al final de todas las quincenas llevando una vida normal carente de lujos. La mayoría de las buenas remuneraciones se encuentran en empresas multinacionales (donde casi siempre uno es un numerito más para la casa matriz) o empresas del Estado (donde tu empleo corre riesgo cada vez que hay cambio de gobierno).

Así que, emulando la arrogancia de Google, digo ahora: Queridas empresas, si son lo suficientemente buenas, pagan muy buenos sueldos y cumplen con los beneficios que exijo en este post, por favor contáctenme por e-email (omarinho@gmail.com) y con gusto revisaré su oferta de empleo relacionada a desarrollo de software.