Me cansé de la programación – “Programmer burnout”

Era algo que veía venir. De hecho, era algo que ya estaba aquí pero trataba de ignorarlo tontamente. Pero también había leído bastante del caso que me estaba ocurriendo, el llamado “programmer burnout”  que es básicamente hartarse de ser un programador o desarrollador de software.

No es algo que me pasó en los últimos días o semanas, ni siquiera en los últimos meses. Es algo que ya lleva años. Hace más de 4 años escribí post sobre el sentimiento de aburrimiento que me embargaba en el trabajo pero, como ocurre frecuentemente en la vida, el miedo me paralizaba para tomar una decisión estructural de una vez por todas.

Lo que hice fue cambios coyunturales: Nuevo proyectos (que en el fondo seguían siendo proyectos del mismo tipo), aprender nuevos lenguajes de programación (incluyendo Ionic y React-Native para implementación de aplicaciones móviles), cambio de empleador / clientes (lo que inicialmente me impulsaba pero sólo un tiempo limitado antes de que el aburrimiento volviera).

Y ahora por fin tomo la decisión: NO VOY A PROGRAMAR MÁS A MENOS QUE SEA PARA MIS PROPIOS PROYECTOS. No volveré a hacer más trabajo como programador independiente (y mucho menos como programador empleado). Es una decisión difícil y, no voy a negarlo, un poco atemorizante (porque como todo el mundo tengo que pagar las cuentas mes a mes), pero me niego a seguir gastando más tiempo en algo que no me está haciendo feliz sino, por el contrario, me aburre tremendamente e incluso puede llegar hasta deprimirme. Una actividad que estoy haciendo sólo por el estímulo de ganar dinero. Eso se acabó.

Estoy iniciando un nuevo campo en mi carrera (en el que someramente me había metido anteriormente con el SEO) que tiene más relación con el marketing online y la generación de leads  mediante publicidad altamente segmentada. Es algo que he venido estudiando fuertemente en las últimas semanas y que me ha vuelto a generar pasión por lo que hago. Aún no gano mucho dinero con eso, pero es porque todavía estoy en una etapa de transición (tengo algunos pendientes de programación con los clientes que debo terminar pronto).

No quiere decir que odio la programación. Para nada. De hecho voy a tener que seguir haciéndolo muy seguramente pero la diferencia es que será para proyectos propios con mis propias metodologías y sobretodo con mis propios tiempos y deadlines. Dicho sea de paso, creo que la principal causa del programmer burnout que le sucede a muchos programadores es justamente la camisa de fuerza de los lenguajes de programación impuestos por las empresas y metodologías (SCRUM / AGILE por citar una) que se venden ahora como una panacea pero que están lejos de ser perfectos aunque algunos “evangelizadores” parecieran creerlo… y también los constantes cronogramas ajustados a los que continuamente se le agregan tareas y más tareas muchas veces por la culpa de los gerentes de proyectos que no saben decirle “NO” a los clientes. Un programador con un horario normal de trabajo es realmente una rareza.

¡Que dios me ayude en esta nueva etapa!