Urge una intervención militar en Venezuela

No entiendo de verdad como creen que Nicolás Maduro, o en general el chavismo, va a dejar el poder en Venezuela. Pareciera ser que se confía en que las sanciones financieras serán suficientes. No creo que el mundo sea tan ingenuo. Es realmente desconcertante. El tiempo pasa y la dictadura se afianza. A menos que vaya a pasar algo que no nos han dicho, no es comprensible la manera en que varios gobiernos, incluyendo el de Colombia y el de Estados Unidos,  cifran la esperanza en simples sanciones (al menos oficialmente ese parece ser el recurso).

No creo que las sanciones funcionen. Venezuela no es un país totalmente aislado pues tiene el apoyo de Rusia y China, además del apoyo de la dictadura de Cuba que ya es experta en resistir sanciones y bloqueos para quedarse en el poder durante décadas (y aún hoy no se vislumbra su salida). ¿Qué nos haría pensar que en Venezuela no va a pasar lo mismo que en Cuba y tendremos chavismo durante 50 años más?

¿O tal vez esperan una salida como la de Pinochet en Chile? Las razones de la caída de Pinochet en Chile son tan específicas de aquel país que es descabellado pensar que algo parecido vaya a pasar en Venezuela. Al gobierno de Maduro no le importará crear las mentiras que tenga que crear, o pagarle a quien tenga que pagarle, o incluso matar al que tenga que matar con tal de quedarse en el poder. Para ellos no hay opción B. Sólo sirve el poder. Su propio lema lo dice: ¡Socialismo o muerte! Lo que sugiere que sólo los sacarán del poder cuando estén muertos. Esperar que ese gobierno se acabe por medio de la vía democrática es demasiado ingenuo.

Sólo hay tres soluciones para Venezuela:

  • La primera, que es la peor, es una revolución o guerra civil donde la población que quiere democracia se enfrente a las fuerzas armadas y a los pocos simpatizantes del chavismo que quedan. Esta es la peor opción porque sin duda sería la más sangrienta y no hay casi ninguna garantía de que la revolución democrática triunfe, debido a que el pueblo tiene todas las de perder frente a unas fuerzas armadas comandadas por un gobierno que ha demostrado ser fuertemente represivo. Seguramente morirían muchos inocentes y probablemente para nada.

 

  • La segunda opción es un golpe militar liderado por soldados rebeldes. Esta podría ser una buena solución pero tiene también un alto grado de incertidumbre. Si pasara y triunfaran, ¿entregarían los militares el poder a fuerzas democráticas? ¿o simplemente se pasaría de una dictadura a otra? En Venezuela hay una enorme corrupción de los militares y las fuerzas del orden, por lo que debe haber muchos intereses creados y en un eventual golpe de estado no es descabellado pensar que existirían fuertes presiones para mantener el poder entre los militares con el fin de  evitar que un gobierno verdaderamente democrático destape la olla podrida que se ha gestado durante casi 20 años.

 

  • La mejor opción es una intervención militar extranjera de una coalición de países democráticos. Una intervención de corta duración y alto impacto con gran efectividad, liderado probablemente por las potentes fuerzas de Estados Unidos, similar a la que ocurrió en Panamá en 1989, podría derrocar el gobierno de Maduro en sólo unos días y poner a Venezuela en el camino democrático en menos de 3 meses.

Lo ideal sería que la intervención militar fuera totalmente legal: Es decir, que tuviera la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, pero eso no va a pasar porque en ese consejo la decisión sería bloqueada por Rusia y China, debido a la absurda manera en que funciona esta institución, donde sólo 5 países pueden imponer su criterio incluso por encima del criterio de la mayoría de los estados del mundo.

Esta intervención entonces tendría que ser “ilegal”. Pero ese es el menor de los males.

Algunos piensan que la tercera guerra mundial podría armarse en Venezuela. Dudo mucho que Rusia o China estén dispuestos a empezarla ahora mismo sólo por Venezuela. Ellos son aliados económicos. Sólo les importa los recursos naturales de aquel país, pero no tanto como para crear una confrontación por ello. Así que si la intervención sucede, divulgarán muy seguramente su indignación, pero nada más.

La dictadura china y el mafioso de Putín no van a defender a Venezuela. Están muy ocupados ahora mismo tratando de disfrazar el colapso económico que se les viene por cuenta de sanciones y la guerra comercial. Ni siquiera han ido en el rescate de la economía de Venezuela, excepto con préstamos onerosos de dinero, algunos pagados con el petróleo, que es casi lo único que les interesa.

En cambio, sino se interviene militarmente a Venezuela, y las tensiones económicas y políticas entre Estados Unidos y la alianza sino-rusa sigue escalando, ahí si podríamos tener un gran peligro para Latinoamérica, pues una guerra mundial en unos años como consecuencia de una gran depresión económica haría que Rusia y China usen a Venezuela como bastión militar en este continente.

Por eso, a países como Colombia, Brasil y Guyana les debe interesar mucho una pronta intervención militar en Venezuela por medio de una alianza de países democráticos.Se trata en el mediano plazo de la defensa soberana y la seguridad de su territorio.